Selección de ciclámenes Híbridos F1 Una colección nacional

Cultivo

Espacio profesional | Cultivo | El agua | Cualidad química del agua utilizada para riego y abonado

El agua

Cualidad química del agua utilizada para riego y abonado

Es imperativo efectuar un análisis químico completo, contenido de macro y micro elementos en el agua de riego para poder de esta manera corregir el pH y programar una conductividad de manera razonada. 

> Cualidad química del agua utilizada para riego y abonado

Antes de toda utilización, es necesario un análisis químico del agua de las instalaciones. El agua no es nunca completamente pura, esta se carga de elementos minerales que provienen de los materiales con los que se cruza o que propiamente contienen.  El análisis permite precisar que elementos son presentes y en que cantidad. En función del resultado de estos análisis se podrá determinar si es posible retener esta agua para el riego y calcular las cantidades de elementos nutritivos como complemento a las ya presentes. La cantidad de elementos a aportar es igual a la cantidad preconizada menos la aportada por el agua.

La calidad del agua puede variar con el tiempo y los análisis serán más o menos frecuentes en función del elemento variable. Los análisis de agua deben ser confiados a laboratorios especializados competentes con esta temática.

 

Los análisis pueden contener el pH, la C.E., la concentración de macro (nitrógeno, fosforo, potasio, azufre, calcio y magnesio) y oligoelementos (boro, cobre, hierro, manganeso, moliddeno, zinc). Es importante conservar el mismo laboratorio para efectuar distintos análisis al cabo del año. Las técnicas y los materiales pueden variar de un laboratorio a otro y así tener resultados distintos para una misma muestra. Esto no es demasiado problemático, lo principal son las diferencias entre los análisis sucesivos.

 

El pH del agua pura es de 7. Pero en general las aguas naturales son muy ricas en bicarbonatos (HCO3-) ligado principalmente al calcio. El pH es entonces más alcalino y puedebloquear la absorción de iones como el hierro y ciertos oligoelementos. Las precipitaciones calcáreas pueden a su vez mantenerse sobre las hojas en el caso de riego por aspersión.

Puede igualmente contener iones cloruro, nitrato y sulfato que van a reforzar la dureza del agua.

 

El pH puede ser bajado con el ajuste de acido hasta el valor deseado. En condiciones de pH ligeramente acido (5,6–5,8), la disponibilidad de elementos minerales es mejor.

Cuando las aguas utilizadas para preparar la solución nutritiva son ricas en bicarbonatos el poder tampón es elevado. Es necesario aportar mucho acido para hacer bajar el pH. Inversamente, la existencia de este poder tampón se opone a fuertes variaciones de pH que pueden ser el origen de precipitaciones de iones.

 

Otro problema puede ser la salinidad debido al cloruro de sodio (Na+ y Cl-). Estos dos iones no son indispensables para los vegetales y pueden acumularse en el substrato. Muy ocasionalmente puede haber problemas de fitotoxicidad.

 

Algunos oligoelementos pueden igualmente ser tóxicos cuando están presentes en exceso. Es el caso por ejemplo del aluminio, del manganeso, del cobre, del Zinc, del molibdeno…


Hay una estimación de que el contenido total de sales minerales del agua utilizada no debe exceder de 750 mg./l.

Los valores limites para diversos elementos son los siguientes:

 

Cloro........................ hasta 80 mg/l

Sodio....................... hasta 60 mg/l

Sulfato..................... hasta 150 mg/l

Nitrato...................... à partir de 50 mg/l (a tener en cuenta en el abonado)

Potasio..................... à partir de 30 mg/l (a tener en cuenta en el abonado)

Calcio....................... hasta 200 mg/l

Magnesio................. à partir de 30 mg/l (a tener en cuenta en el abonado)

Hierro....................... hasta 0.5 mg/l

Manganeso ............. hasta 0.5 mg/l

Boro......................... 0.5 à 1 mg/l

Zinc.......................... hasta 0.5 mg/l

 

En definitiva, las aguas pueden contener residuos de productos fitosanitarios como los herbicidas. Estas son las aguas de superficie las más afectadas, pero este fenómeno es muy poco frecuente.

Aviso

En este documento encontraran la descripción de métodos de cultivo que han sido probados en la S.C.E.A. de Montourey ( Frejus/ Francia) para el cultivo del ciclamen. Estos métodos se basan sobre su propia experiencia y también en el conocimiento y utilización de experiencias citadas en referencia. Esta experiencia del cultivo de ciclamen en nuestras condiciones climáticas puede requerir alguna adaptación a otras condiciones, las casualidades naturales pueden confundir algunos resultados aunque la metodología haya sido respectada.   Queremos recordar que estos consejos y sugerencias están propuestas a titulo indicativo y no serán en consecuencia una garantía de éxito. Es aconsejable realizar ensayos previos.

 

El agua :

S.A.S Morel Diffusion

2565, rue de Montourey
83600 Fréjus - France

Teléfono internacional : +33 (0)4 94 19 73 04
Estándar : + 33 (0)4 94 19 73 00
Fax : +33 (0)4 94 19 73 19

contact-responsable-technique
contact-responsable-technique